jueves, 9 de noviembre de 2017

7-11-2017 LUXAR DESDE SODUPE POR EL GRAZAL

7-11-2017 LUXAR, 542 metros












Otro día de los que hacen afición. Con algo de niebla por el camino, nos juntamos 12 jubiltaldeos/as en Sodupe para tomar el cafecito. Hacia las 9,45 iniciamos el camino por el barranco del Grazal, a orillas del regato del mismo nombre,  que lleva bastante agua y que nos regala un paseo ascendente salpicado de cascadas y pozas. A lo largo del camino, entre bosque de robles, castaños, abedules, encinas, avellanos y madroños podemos ver varios carteles informativos del arroyo y los alrededores, incluida una cueva, llamada de los champiñones que parece que en su día tuvo restos humanos. Tambien podemos ver la cueva de la puerta de Hierro, oquedad por la que discurre el arroyo Eretza, que desemboca en pocos metros en el Grazal.

Después del recorrido a orillas del regato, lo cruzamos por un puente y subimos decididamente hasta el barrio de Lexartza por donde pasa la pista principal que viene de Sodupe, continuando por ella hasta el collado Arbori que separa las cumbres del Luxar o Lújar, nuestro objetivo y el Eretza, a nuestra derecha.

La niebla de la mañana, va y viene y ahora que afrontamos la cumbre del Luxar parece que viene y rodea la subida de un ambiente mágico, saludado por dos potrillos que pastan junto a un abrevadero. Los últimos metros hacia la cumbre están un poco embarrados y empinados lo cual no es la mejor combinación para mantener el equilibrio, sobre todo si se toman atajos.

A la hora del ángelus llegamos a la cumbre y tomamos el aperitivo esta vez complementado por un delicioso queso de media curación y un vino reserva 2006 del Penedés, aportación de dos jubiltaldeos.

Esta cumbre parece que fue un castro en la edad de Hierro y un fortín del cinturón de Hierro en la Guerra Civil.

La bajada  la hacemos por la via normal con bastante menos riesgo para nuestra integridad y después de retornar al barrio de Lexartza y cruzar la ermita de San Bartomolé recordamos un lejano día que un jubiltaldeo se dejó el bastón y tuvo que recuperarlo. La bajada  es más directa, por la pista principal y después de pasar por el barrio de Unzar, llegamos hacia las 2 a los coches.

Nos dirigimos hacia Aranguren, hasta el bar El Porrón, ya visitado en otra ocasión, y después de disfrutar del aperitivo gracias a la invitación de un jubiltaldeo que ha cumplido años, pasamos al comedor, a rebosar, y damos cuenta de un buen menú, con muy buena calificación de calidad-precio. Las lentejas y las anchoas rebozadas son de señalar como excelentes.

Después de una agradable sobremesa, retornamos a nuestros destinos, augurando para la próxima semana, si el tiempo acompaña,  una excelente posible captura de setas.

Datos técnicos:

Desnvel: 500 metros, Tiempo invertido: 3 horas 45 minutos, Distancia recorrida: 11 km. Calorías consumidas: 608 kcalorías

miércoles, 1 de noviembre de 2017

31-10-2017 BURBONAS

31-10-2017 BURBONAS

Enlace para las fotos : https://photos.app.goo.gl/YlCX8BABXgzCoMIJ2

Hoy, aunque el día promete, por diferentes circunstancias nos hemos reunido solamente 6 jubiltaldeo/as en el restaurante Iza, de Orozko, para tomar el preceptivo cafecito-zumo mañanero, todos de la margen derecha del Nervión.

El día traía alguna niebla que se ha ido disipando y a decir verdad ha quedado un día de los que hacen afición, fresco a primera hora y cogiendo temperatura a medida que las primeras rampas iban quedando atrás, saliendo de Ziorraga.

Llegando a la parte cimera, hemos encontrado un boletus edulis, o eso hemos creído, disfrazado entre la hojarasca marrón de las hayas. Un buen ejemplar que ha dejado testimonios gráficos. Hemos continuado hacia el Burbona principal, 921 metros, a donde hemos llegado después del ángelus, después de casi dos horas y cuarto de caminata.

Hoy poca gente, apenas otro montañero en la cima y una pareja camino del Burbona central, ya de regreso y que rodeamos. Hemos tomado el regreso por la senda Garrastatxu que no hace mucho tiempo recorrimos en sentido contrario. Antes de tomar la senda, cerca de la cumbre , saludamos a los guardas forestales que circulan en furgoneta.

Localizamos el inicio del descenso hacia Ziorraga acercándonos al rio Recandi, que baja con poco agua, y a buen paso pues vemos que el tiempo se nos ha echado encima, llegando a los coches a las tres menos veinte. Casi cinco horas de caminata y 15 kilómetros recorridos. Rápido cambio de ropa y a las tres y cinco entramos en el restaurante Iza y sin vino previo nos sentamos a la mesa.

Las alubias y la merluza estaban estupendas a tenor de la rapidez con las que las comimos, así como las ensaladas, lomo y albóndigas, regado con un vino de año de Villabuena.

Y tras una buena sobremesa preguntándonos por el destino de Puigdemont, regresamos a la margen derecha del Nervión.

24-10-2017 ELORRITXUGANE

24-10-2017 ELORRITXUGANE DESDE LUIANDO

Enlace para las fotos: https://photos.app.goo.gl/oOVpyjZnQGpL9f7y1

El anuncio de buen tiempo ha animado al grupo y a las 9,30, en el restaurante Oleta de Luiando, nos hemos juntado 12 jubiltaldeo/as. La temperatura es fresca, 4 grados.

Después del café y saludar a las nuevas incorporaciones al curso montañero, nos desplazamos cerca de dos kilómetros hasta el otro extremo del pueblo para comenzar la andadura, que consultando ahora las crónicas, realizamos hace dos años.

Cruzamos el Nervión por un puente romano en buen estado y enseguida pasamos por debajo de las vías del tren y emprendemos una subida que no va a cesar hasta la cumbre. Al llegar a los caserios Olarte tomamos una pista hacia la izquierda que con buenos repechos nos va a llevar hasta el Goikolandeta donde nos reagrupamos y continuamos hasta la cumbre del Elorritxugane o Kukutza, 729 metros. Hemos recorrido un desnivel de aproximadamente 550 metros.

Camino del Jesuri, breve parada para la manzana y a continuación abordamos la bajada un poco más adelante y a la altura de unos rediles metálicos tomamos una pista hacia la derecha. Esta pista no es la que tomamos hace años y no descendemos lo suficiente por lo que después de llanear por pistas un tanto sucias salimos a la pista principal que hemos traído a la subida, desandando el camino, esta vez con fuertes repechos hacia abajo.

Con las piernas doloridas por parte de más de uno llegamos a los coches y salimos pitando hacia el restaurante para tomar la ansiada cerveza, pues a pesar del frío de la mañana, en el descenso se hacía notar el calor.


El aperitivo a cuenta de un jubiltaldeo que ha cumplido recientemente. La comida correcta. A una hora prudencial retornamos a nuestros hogares, llegando alrededor de las 5 de la tarde.

lunes, 23 de octubre de 2017

3-10-2017 MOTXOTEGIS














Nos juntamos 8 jubiltaldeos en el bar Bengoetxea en el alto de Barazar. La niebla está por todos lados, pero no nos acobarda y después del café seguimos a Ubidea donde aparcamos.

Salimos dirección a Barazar por una pista utilizada otras veces y girando a la derecha salimos a la carretera general por la que caminamos unos metros y tomamos la pista que lleva al monumento al guarda forestal. Por el camino descubrimos unas cabañas colgadas en los árboles que se alquilan como si fuesen habitaciones de hotel y que al menos son originales, aunque para personas ágiles ya que hay que trepar a las alturas. Seguimos el camino ya conocido de otras veces y salimos a la campa cimera del primero de los motxotegis, con buzón y valla. La niebla ha ido levantando y contamos con buena visibilidad.

Durante el camino hemos visto gran número de setas, pero al no contar con la presencia del micólogo mayor las desechamos.

Descendemos del primer motxotegi, rodeamos el segundo y llegamos a la cumbre del tercero, donde tomamos la manzana.

Después de alguna duda de si tomar un camino nuevo de bajada, vamos a lo seguro y descendemos hacia Ubidea por el camino tradicional que pasa por unas casamatas que albergaron a los obreros del embalse y que hoy parecen unas cabañas de fin de semana.

Después de unos metros por carretera llegamos al batzoki, donde tomamos el vino de rigor junto al rio y sin más vamos a degustar el menú excepcional de nuestro templo, el Urbide, que no detallo para no dar envidia. El comedor está a rebosar.


Sin más regresamos a nuestros lugares de residencia.

CONVICENCIAS 2017-ESCAPADA A SORIA-18-22 SETIEMBRE


Enlace para las fotos:  https://photos.app.goo.gl/vLNlJpVbRhW7Kb8w1

Lunes 18

Quedamos a las 10 los tres coches en la estación de servicio de Arrigorriaga, pero como no hay café continuamos hasta la estación de servicio de Altube, donde después de los saludos y toma del café  continuamos hacia tierras burgalesas y como primera parada visitamos una iglesia románica, siglo XIII,  en Cubillo del César, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción. Tenemos la suerte que está por los alrededores Carmen, que tiene la llave de la ermita, y que está acicalando los alrededores ante una visita prevista para la semana que viene, y  nos permite ver su rico interior sobre todo el ábside con destacados capiteles y pinturas. Señala además como especial unas pequeñas esculturas en los basamentos de las columnas del ábside que pueden representar unas conchas o las cabezas de águila.

Reemprendemos en camino por tierras de Lara y recalamos en Quintanilla de las Viñas donde podemos visitar, esta vez sólo por fuera, la iglesia visigótica de Santa María, bastante bien conservada, lo que queda de ella.

Nuestro destino siguiente es Covarrubias, pueblo muy bonito con riqueza en casas y calles, así como su iglesia y castillo. Después de una vuelta de reconocimiento, y de reservar la comida, tomamos un aperitivo en la plaza aunque la temperatura era fresca.

La comida en el restaurante Vicky, muy digna, satisface a casi todos. Continuamos ya hacia nuestro destino de hoy, Duruelo de la Sierra, Soria, donde tenemos reserva en Casa Rómulo.
Encontramos el hotel cerrado debido a que habían tenido las fiestas este fin de semana y están reponiendose, pero contactamos con uno de los hijos de Juani, la dueña del establecimiento, y tras tomar rápidamente posesión de las habitaciones, cogemos los coches para visitar el paraje de Castroviejo, una especie de ciudad encantada de Cuenca, con formaciones rocosas espectaculares, modeladas por el agua y el viento durante siglos. Luego paseamos hasta la cercana cueva de la Serena, con una pequeña catarata que todavía transportaba agua a pesar de la sequía reinante en la zona.

De regreso nos da tiempo a comprar algunas provisiones para el día siguiente y tomar unas cervezas antes de sentarnos a la mesa para la cena. El hotel está casi vacío y a excepción de nosotros y una pareja el comedor está vacío.

Después de la cena y antes de ir a la cama hay tiempo para tomar un café y algún txupito y preparar la excursión del día siguiente.

Martes 19

Después de desayunar y de comprar pan para los bocadillos emprendemos camino hacia la Laguna Negra de Urbión. Hoy se permite llegar hasta el aparcamiento superior, por lo que comenzamos la caminata hacia las 10,30.

La laguna está espectacular con un color de sus aguas más tirando a verde. Iniciamos la subida casi vertical de la pared de roca y alcanzamos la parte cimera, más horizontal, que nos permite recobrar el resuello. Por verdes campas y paisaje a la vez pedregoso, llegamos a la laguna larga, ya casi a los pies de la parte cimera del macizo de Urbión.  Superamos una canal con grandes bloques de piedra, con una cruz de hierro al comienzo, junto a un arco natural, y ya abordamos la cresta de la cumbre oriental, 2228 metros, tras pasar por un estrecho pasillo rocoso. Aquí está una cruz de hierro doblada y el buzón. Existe otra cima enfrente, de altitud similar, pero de peor acceso.

Después de las fotos de rigor, desandamos el camino hasta la base de la cumbre y buscamos las fuentes del Duero unos metros más abajo, donde un hilillo de agua mana de entre las rocas. Hay un mirador, donde sacamos alguna foto más. Una placa con poema de Gerardo Diego distingue el lugar.
Recuperamos la cota de la parte cimera y damos buena cuenta de las viandas que hemos traído. Sobra vino porque parece que una de las botellas tiene posos, aunque estaba rico.

Emprendemos el regreso por otro lado tomando la pista que conduce a Covaleda, pero nos desviamos enseguida  para pasar por la laguna helada  con unas hierbas extrañas que simulan la superficie helada y algún ejemplar endémico de rana del Urbión.

El descenso de la pared hacia la laguna Negra lo hacemos con precaución y sin más llegamos a los coches.

Durante todo el día hemos encontrado diferentes grupos de gente por la ruta, bastantes que atacaban la cumbre desde Duruelo de la Sierra o alrededores.

Ya de regreso, parada para una cervecita en Vinuesa, comentando las incidencias del día, y volvemos al hotel para la ducha, cerveza y cena, en ese orden.

Miércoles 20

Desayunamos y nos encaminamos hacia Quintanar de la Sierra para seguir hacia las lagunas de Neila. En esta ocasión, al estar la barrera abierta, también accedemos al aparcamiento superior, lo que nos ahorra algún kilómetro caminando.

El día es también muy bueno y comenzamos el circuito de visita de las lagunas junto al aparcamiento situado junto a la peña Aguda presidida por una gran torre de vigilancia, descendiendo unos cuantos metros, admirando los ejemplares extraordinarios de pino albar, con muchos años en sus raíces.

Llegamos a la primera de las lagunas, a 1690 metros de altitud, la de la Cascada,  que no vemos dada la época del año en que nos encontramos, que recoge las aguas de las lagunas superiores. Todo el entorno es de roca con algún bosquecillo de pinos. Seguimos una senda denominada del tejo, que no vemos por ningún lado, y tras una travesía por el bosque salimos a un cortafuegos que seguimos en clara ascensión, buscando la sombra ya que el sol calienta.

Más adelante salimos a un mirador donde podemos ver el recorrido completo que hemos hecho y vamos a hacer a los largo del día. Todavía tenemos que subir un poco más hasta alcanzar la cota de los 2000 metros, y tras las fotos de rigor continuamos por el cordal dando vista a la laguna negra, de Neila y la laguna larga.

Tras un paseo agradable llegamos a la cota más alta del recorrido, el Campiña, 2048 metros, con unas impresionantes vistas de la zona. Buscamos una zona protegida del sol para tomar las viandas y esta vez regadas con un vino sin posos que a la postre se nos hace escaso.

Retornamos al aparcamiento y después de unas fotos en un mirador cercano nos dirigimos a Quintanar de la Sierra, haciendo un alto en el camino en el área recreativa Fuente Sanza donde nace el rio Arlanza. Hay algún intento para localizar alguna seta por la zona, pero sin éxito. Ya en Quintanar de la Sierra hacemos una parada técnica para reponer líquidos en una cafetería con terraza y buena cerveza tostada.

Continuamos hacia Duruelo de la Sierra para hacer alguna compra y tomar la ducha gratificante. Hoy juega el Athletic contra el Atlético de Madrid y estamos todos a las ocho puntuales para ver el partido. Nos vamos en el descanso para cenar, con empate a cero, pero las malas noticias llegan en el segundo tiempo que acaba con 1-2.

Sin más, con el disgusto del resultado pero algo aliviados porque el Real Madrid también ha perdido en casa, vamos a descansar.

Jueves 21

Hoy nos dirigimos hacia el cañon del rio Lobos, en su versión burgalesa por lo que viajamos hasta Hontoria del Pinar por una carretera plagada de curvas. Allí aparcamos al comienzo de la senda del cañon y comenzamos el recorrido por el cañón de un rio ausente, seco. El paisaje es agradable por senda cómoda, resguardados del sol que comienza a calentar. Pasamos algún paraje dedicado a la memoria de los resineros y curva tras curva vamos avanzando por el cañón que en esta zona no es muy profundo.

Despreciamos una desviación a la derecha que completa un recorrido algo corto y seguimos hasta encontrar la entrada del Vallejo del portillo, en el límite con Soria, que suavemente nos va acercando a la parte alta del cañón por parajes solitarios hasta encontrar una pista principal que desemboca cerca del portillo de Costalago.

Allí sentamos nuestros reales para la comida con posterior siesta facultativa. Luego visitamos el portillo con vistas a un extenso valle con numeroso ganado pastando.

La vuelta a Hontoria del Pinar la hacemos por la pista ancha, tranquilamente, en un paseo de 4 kilómetros. La parada de regreso es en San Leonardo de Yagüe, donde comentamos las incidencias del día e hidratamos nuestros cuerpos.

En Duruelo de la Sierra, la rutina habitual de cerveza, ducha, cena, esta vez visitando un nuevo local para la cerveza descubierto por un jubiltaldeo explorador, con su terracita en un ambiente tranquilo.

Viernes 22

Ya de regreso a casa, hacemos acopio de pan del pueblo que está muy rico según hemos podido comprobar estos días y nos dirigimos al cercano paraje de Revenga donde está la casa de la Madera que pretendemos visitar. Como nos hemos adelantado algo al horario de apertura, aprovechamos la proximidad de la necrópolis de Revenga para visitarla y maravillarnos con estas tumbas excavadas en roca de varios siglos de antigüedad.

La casa de la Madera está bien montada, toda en madera, con varios espacios de exposiciones y un terraza panorámica desde donde se pueden contemplar las grandes masas arbóreas de la zona y que estos días hemos visitado.

Continuamos camino hasta Pancorbo donde nos detenemos a comer en el albergue que no hace mucho visitamos en nuestras etapas del camino de Bayona. La comida  bien, atendidos por la locuaz camarera que recordábamos de la ocasión anterior.


Un pequeño paseo por el pueblo y ya enfilamos la etapa final hasta casa, donde llegamos a una hora prudencial.

miércoles, 24 de mayo de 2017

23-5-2017 URKIOLAMENDI DESDE ATXARTE













Puntualmente, a las 9 de la mañana, nos reunimos 10 jubiltaldeos en la cafetería del restop de Amorebieta para tomar el imprescindible cafecito. Continuamos camino hacia Atxarte, donde después de un ligero despiste  de parte de la expedición, y dejando a nuestra derecha la ermita del Santo Cristo, llegamos al reducido aparcamiento, que acoge justo a nuestros tres coches, comenzando a caminar hacia las 10 de la mañana.

Encontramos grupos de escaladores que se dirigen bien hacia las faldas del cercano Untzillaitz o del próximo Aitztxiki para iniciar su actividad. El camino, primero por un hayedo precioso y luego bajo las peñas imponentes del Alluitz, con el sol ya sobre nuestras cabezas,  nos conduce hasta el collado de Asuntze, junto al paraje de Pol-pol a donde llegamos hacia las 11,30. Casi sin descansar afrontamos la subida de las lomas del Kobabaso y Urkiolamendi o Urkiolaguirre, ahora con un poco de brisa que favorece la subida.

Hacia las 12 llegamos a la cumbre compuesta por un geodésico, varios buzones en mal estado con algunas placas y una mesa orientativa. El día es espectacular igual que el panorama que desde la cumbre  disfrutamos  mientras tomamos la fruta o frutos secos. Saludamos a un antiguo compañero del banco y comenzamos el descenso hacia las 12,20, tomando posteriormente, a la altura de las campas de Genzelai,  una pequeña desviación que nos lleva a la pista principal que nos dirige hacia donde teníamos los coches,  a donde llegamos a las 2 de la tarde.

Posteriormente nos dirigimos a Abadiño, al restaurante Soloa, donde tomamos el aperitivo en honor de un jubiltaldeo que recientemente ha cumplido años, haciendo votos para poder alcanzarle en su mismo estado de forma y gracia.

La comida bien, casera, bien atendidos por unas agradables señoritas. Los cafés y txupitos los tomamos en la terraza comentando próximos planes del grupo. Sin más, hacia las 5 de la tarde retornamos a nuestros hogares.

En total hemos realizado una subida de 675 metros y recorrido unos 11 kilómetros.



sábado, 22 de abril de 2017

18-4-2017 GANGUREN

GANGUREN
18/04/2017





Hoy la crónica tiene un aire especial porque la aproximación al punto de salida montañera ha supuesto la inauguración, por parte de Jubiltaldea, de la línea 3 y del ascensor o lanzadera que te deja en la parte alta de Etxebarri, concretamente en el barrio de San Antonio.

El guía alfa nos ha convocado a las 9:30 en la estación de Kukullaga que viene a ser como un nudo ferroviario ya que confluyen las vías que van a Bermeo y Donosti además de la línea 3 propiamente dicha, todas de Euskotren.

Una vez llegados los 7 (1+6) jubiltaldeos actualmente operativos y libres de viajes por España y el extranjero, cogemos el ascensor hasta el mencionado barrio donde tomamos, como es natural, el preceptivo cafecito.

La jornada montañera comienza desde aquí, a las 10 de la mañana, una mañana tristona porque todo son nubes pero con esperanzas, que luego se confirmarán plenamente, de buen tiempo a partir del mediodía.

Descendemos un poco e inmediatamente entramos en una senda individual, es decir apta para ir sólo en fila india, con un buen pisar y pronunciada pendiente.

Alternamos pista de pedriza con un ratito por la carretera que va a Santa Marina, luego viene un cortafuegos con línea eléctrica y la carretera BI-3732 que va a El Gallo para, después de salir de ella, continuar subiendo hasta llegar al Ganguren (477m.), monte que está hasta las cartolas de antenas, a las 11:30.
Dada la hora que es, nos sacamos la foto y seguimos ruta hacia el Vivero donde paramos al mediodía, ya con sol, y damos cuenta del amaiketako cómodamente en un de las múltiples mesas que hay por en el área recreativa junto al bar y los servicios.

La existencia del bar, abierto, supone una encarnizada lucha dialéctica entre el que quiere ir a tomar un pincho de tortilla y la facción ortodoxa que supera la tentación porque ir al monte es ir al monte. Al final y sin derramamiento de sangre ganan los buenos.
Hasta aquí llevamos recorridos 6 km.

Continuamos el rondo hacia Etxebarri con confirmaciones periódicas de que llevamos la ruta adecuada proporcionadas por algún montañero o incluso corredor (que han sido varios con los que nos hemos cruzado). Tenemos alguna subida de cierta entidad y va pasando el tiempo y nosotros sumando kilómetros hasta que entramos en la parte baja de Etxebarri dirigiéndonos al restaurante de siempre a las dos y media pasadas y como nos ponen una mesa nos quedamos sin el premio del aperitivo.

Total que hemos andado 15 km. en cuatro horas y media y 520 m. de desnivlel lo que equivale a una etapa del Camino de Santiago que el lunes próximo unos cuantos jubiltaldeos comienzan desde Vitoria (última etapa del año pasado) para llegar a Burgos este año.

La comida está bien, destacando unos chicharros al horno que, para los 5 que los hemos comido, no han suscitado más que loas y parabienes por su frescura, cochura y sabrosidad. La pena es que no traen los primeros platos en los perolos.

Las cuentas las hace un jubiltaldeo que apunta buenas maneras de modo que tenemos asegurado el relevo generacional solamente a falta de comprobar la suerte que pueda tener en los donativos que el ecónomo oficial suele hacer al estado en forma de la Primitiva.

Vuelta en el metro, esta vez en la línea 1 para estar a las 5 en casa.

Esta reseña se ha escrito en la parte alta de Algorta a mayor gloria de Jubiltaldea.