jueves, 24 de noviembre de 2016

22-11-2016 PASEO POR EL BOSQUE EN UBIDEA

22-11-2016 PASEO POR EL BOSQUE EN UBIDEA









Nos juntamos 12 jubiltaldeos en el bar de siempre del puerto de Barazar. El tiempo está nublado y frio, amenazante de lluvia. Nos dirigimos al aparcamiento cercano al barrio de Etxaguen, San Pedro de Gorostiza, y después de realizar la maniobra de situar un coche en Ubidea, comenzamos a andar hacia las 10,15. El bosque básicamente de robles está espléndido aunque un poco apagado por la falta de sol. Las hojas cubren el suelo después de los ventarrones de días pasados. Vamos encontrando ejemplares destacados de robles, diríamos milenarios, de vez en cuando algún haya y vamos pasando por parajes mágicos,
Parece que hemos tomado la ruta un poco más arriba de lo previsto y el esperado enlace con la línea de alta tensión no llega y al final una pista bien empedrada nos dirige hacia las inmediaciones del Siskina, que al final bordeamos y llegamos a la zona de las cuevas de Harrikurutze, que no hace mucho localizamos. Aquí tomamos eL hamaiketako, en plena boca de la cueva, ahora entre hayas.  Iniciamos el descenso por la pista ya conocida de anteriores ocasiones, entre pinos y sintiendo, de vez en cuando la caricia de algunas gotas que tenían anunciada su llegada hacia la una del mediodía.
Llegamos a Ubidea hacia la una y media, con tiempo suficiente para realizar la recuperación de los coches y tomar en el batzoki el preceptivo vino y almendras.
La comida en el templo como siempre, cuatro primeros y tres segundos, a saber: Puerros, lentejas, macarrones y sopa de pescado, y luego, bacalao, costillas de cerdo y carrilleras. Postres variados, cafés y txupitos. A los postres se va la luz al parecer en un corte previsto de antemano, por lo que la entrega de un cuadro a Josune en compensación a sus atenciones de estos años, se hace en la penumbra y ensombrece, nunca mejor dicho, la entrega.
Ya jarreando a gusto en la calle, volvemos a nuestros puntos de origen.
Reseña escrita en Costa elegante, o como dice algún jubiltaldeo, en Uribekosta.


jueves, 10 de noviembre de 2016

8-11-2016 EXCURSION A LA RIOJA

EXCURSION A LA RIOJA
08/11/2016









15 jubiltaldeos (14+1) nos dirigimos prontito hacia el destino en tres coches de a cinco pasajeros cada uno procedentes de Bilbao, Costa Rica y Uribecosta. En Haro se añaden al grupo dos jubiltaldeos más, uno local y otro de Yécora.


El tiempo no está como para echar cohetes es decir, frío y lluvioso pero estas condiciones adversas no merman nuestro espíritu de manera que tras el preceptivo café, en los coches nos vamos hacia el monasterio Camaldulense también conocido como Yermo Camaldulense de Nª Sª de la Herrera.


Salimos de Haro y después de unos 6 Km., cerca de la ermita de San Felices a la que dejamos en un alto a nuestra derecha, nada más pasar por debajo de la autopista, aparcamos los coches.
Empezamos a andar a eso de las 10 de acuerdo con el horario previsto por la organización.


Para llegar al monasterio tenemos cuatro kilómetros largos que los superamos no sin esfuerzo ya que hay subidas y bajadas de alguna entidad. Vamos que no es un paseo propiamente dicho.
Menos mal que el camino, ora por pista de piedrilla ora por camino terroso, no es complicado porque no hay barro.


Cuando llegamos al monasterio después de hora y cuarto de marcha nos espera uno de los monjes ya que el resto está fuera en una de las pocas excursiones que los monjes realizan para no perder contacto con la civilización. No nos da más detalles.
La jubiltaldea se queda fuera ya que las estrictas reglas monacales (cosa que ya sabíamos de antemano) prohíben la entrada de mujeres al recinto.


No voy a dar muchos detalles porque entrando en google se describe y se explica mucho mejor todo lo que uno quiera saber sobre el yermo y la orden que, por cierto, este es el único lugar de que dispone en España.
El tiempo sigue frio y nublado pero se mantiene sin llover.


A visitar el conjunto le dedicamos una hora larga. Empezamos con un poco de historia, las diferentes órdenes religiosas, incluidas unas monjas francesas, que lo han regentado y que se han ido encargando de su restauración puesto que los años en que ha estado abandonado, después de la amortización de Mendizábal, fue objeto de bastante expolio.
La orden o fraternidad Camaldulense que son unos 100 en todo el mundo es la última que se ha hecho cargo desde 1952. Actualmente son 5 curas con votos perpetuos y cuatro novicios.
Como tienen en estudio otras solicitudes están pensando abrir otro yermo por el sur.


A eso de las 12:20 y una vez recogida nuestra compañera iniciamos el regreso por el mismo camino con un breve desvío para ver una antigua salina ahora totalmente invadida por la maleza.
También recogemos un montón de galampernas que, detectadas a la ida y en vista de que no parece que vaya a haber competencia, las hemos dejado para ahora. El experto no participa en la cosecha señalando que no están, debido a la cantidad de agua que ha caído, en su mejor punto para comerlas.


Una vez en los coches nos cambiamos y nos vamos directamente al txoko donde ya está preparado el amaiketako que no hemos tenido o sea que ahora es aperitivo a base de lomo, salchichón y queso con vino tinto y blanco, todo producto con label de La Rioja.
El maestro setero nos prepara un revuelto de champiñones (pero sin huevo) recolectados en una subida al Tologorri, que comemos en plan pincho, apreciando la tersura y el sabor de algo natural que no tiene nada que ver con el que se vende en bandejas.
Para estas horas ya hace su aparición el sol.


Nos llega la comida a la hora prevista y tal es nuestro apetito, vamos, como siempre, que en una hora escasa damos cuenta de las patatas a la riojana y del cordero asado.
No queda nada ya que, además del preciso cálculo de las raciones, el condimento y cochura ha alcanzado cotas sublimes.
Lo completamos con queso y un surtido de dulces de La Estepa.


Luego vienen los cafés y los chupitos más o menos ampliados mientras charlamos, cómo no, de las elecciones en U.S.A., el ecónomo se encarga de hacer las cuentas generales y los chóferes las de los respectivos coches y, tras una selección efectuada por el maestro se reparten las galampernas supérstites entre dos o tres valientes.


Dejamos todo recogido en perfecto orden de revista y para las 5:30, después de la foto de familia nos vamos a los coches para iniciar el regreso a casa donde llegamos de noche por eso del cambio de horario.


Crónica escrita en la parte alta de Algorta ya con Trump como presidente contra todo pronóstico, encuesta o vaticinio.

jueves, 27 de octubre de 2016

25-10-2016 RONDO POR ALONSOTEGI PR-101

25/10/2016 RONDO POR ALONSOTEGUI













Somos 10 jubiltaldeos (hoy las cuentas le saldrán fáciles al ecónomo) los que a las diez menos cuarto empezamos a andar desde Alosótegui después de tomar, cómo no, el preceptivo cafelito.

Al día no se le puede poner pegas. Aunque al principio hay nubes terminamos con sol y calor. 

Nada más pasar el puente, por el barrio de Sasía comenzamos a subir sin contemplaciones, primero por pista de hormigón y luego por camino de tierra y piedra que afortunadamente no tiene barro.
En un punto conectamos con la carretera que viene de Cruces y termina en el barrio de Sta. Agueda en donde, frente a la ermita del mismo nombre que es del S. XVI pero restaurada recientemente sacamos la primera foto del día.

Hasta llegar al Arroletxa de 454 m. a eso de las 11:30 tenemos un buen trecho de cuesta por un camino tipo torrentera con grandes piedras a modo de escalones que hace que vayamos en silencio, silencio que poco a poco se iba estableciendo a medida que pasaba el tiempo de la media hora que nos ha durado la subida.
En algún momento han aparecido galampernas y coprinus que nuestro setero flanqueado por sus ayudantes ha ido poniéndolas en la bolsa reglamentaria de tela.

Ya desde esta cumbre empezamos a tener unas vistas espectaculares del gran Bilbao hasta el Abra donde resalta un crucero de diez pisos, blanco él, atracado en el muelle.
Paseando y cogiendo setas, ampliado el surtido a los champiñones, hacemos cumbre en el Tellitu de 458 m. desde donde tenemos vistas al Ganeko, al famoso Galarraga y más hacia el sur la Virgen de Orduña.

Antes de hacer el hat-trik paramos para el amaiketako, no durante mucho tiempo porque en la crestería hace bastante viento.

Las setas van aumentando y se empiezan a anotar los pedidos para llevar a casa e incluso, si hay sitio, organizar una comida en el txoko.
En el Sasiburu de 459 m que da nombre a la sierra sacamos otra foto y para las 12:30 iniciamos el descenso a los coches por una ruta opuesta a la que hemos traído que, como no tiene campas, no tiene ni búsqueda ni recolección de setas, es decir la hacemos todo seguido, sin dispersarnos.

Paramos en la ermita de Sta. Kiteria, situada en un lugar que animaba a quedarse a comer por su entorno y por el tiempo.
Para las 2 estamos cambiándonos para ir a comer al Batzoki donde tenemos reservada mesa.

Pero antes no puede faltar el txakoli o caña que la acompañamos con la sorpresa de un par de boletus, recogidos con sigilo por el maestro setero, laminados, aceitados y con sal que nos han sabido a gloria.
La comida, comida sin más comentarios. Sobremesa con algún chupito y planes para La Rioja y posible comida en el txoko si las fechas lo permiten.

El ecónomo se ha venido arriba y nos ha puesto un tributo de 18 eurakos 

A las 5 en casa.

Reseña escrita en la parte alta de Algorta.

jueves, 20 de octubre de 2016

18-10-2016 OKETA desde la ermita de San Pedro

OKETA desde la ermita De San Pedro






Nueve jubiltaldeos quedamos a las 9,15 en el bar de siempre del alto de Barazar. La niebla existente en los valles se ha disipado y tenemos un día luminoso, ideal para caminar. 

Después del café de rigor nos desplazamos hasta la ermita De San Pedro de Gorostiza para iniciar la ascensión al OKETA, objetivo de hoy, pero la falta de aparcamiento idóneo en la zona nos obliga a ir a un pequeño aparcamiento unos metros antes en la carretera, llena de presuntos seteros.

Comenzamos la andadura alrededor de las 10 y después de sortear a unos ruidosos perros nos adentramos en un bosque de robles y acebos espectacular, con ejemplares de buen porte. Poco más adelante salimos a una pista que viene de Etxaguen y que nos llevara hasta la cumbre del OKETA, 1021 metros.

La llegada a la cumbre nos recibe con una niebla baja que hace que la temperatura refresque tomando tiempo solo para las fotos e iniciamos el descenso por la otra vertiente buscando una pista importante conocida de otras travesías, pero el camino, claro al principio, se cierra y nos obliga a tomar una desviación que después de cierto tiempo nos lleva a la pista y a una campa donde tomamos el hamaiketako.

Continuamos en dirección a Etxaguen y más adelante tomamos una desviación que nos adentra en el bosque de robles de la mañana. Esto nos permitirá redondear la captura de boletus edulis que hemos comenzado a la subida. Casi tenemos asegurado el primer plato de la comida, ya que hemos hablado con Josune y nos prepararán un revuelto con la cosecha.

Llegamos a los coches hacia las 13,30 y nos desplazamos a Ubidea a dejar el cargamento de edulis y tomar un gratificante aperitivo en el batzoki. 

La comida en el templo, memorable como siempre, primeros: revuelto de edulis, espárragos, lentejas con chorizo, espaguetis y sopa , segundos: conejo en salsa, lengua y merluza albardada. Postres a discreción, cafés, txupitos.

Todos admirados por la hazaña de Josune de acabar la travesía de los 3 grandes (Gorbea, Anboto y Aitzkorri), 22 horas, 100 Kilómetros y 5000 metros de ascensión.

Volvemos hacia casa, llegando hacia las 5,30 a Algorta.

Reseña escrita en Algorta

lunes, 17 de octubre de 2016

11-10-2016 KAFARKORTA desde Garrastatxu

NAFARKORTA (1017 metros)



Nos juntamos 8 jubiltaldeos en el bar de siempre de Orozko. Después de los saludos a algún jubiltaldeo viajero y de tomar el cafecito, seguimos camino hacia la ermita de Garrastatxu, en el barrio de Barambio, encontrando numerosos coches de seteros a las orillas de la carretera.
Casi dando las 10 emprendemos el camino-pista, ya conocido de otras veces, hacia el objetivo de hoy. La subida discurre sin novedades, con buena temperatura y con agradables conversaciones de todo tipo. En la bifurcación cerca de la cumbre nos reunimos para concretar el objetivo, y como no da tiempo para llegar al Oderiaga, segundo posible objetivo de hoy, se decide hacer la cumbre del Nafarkorta y seguir hacia los Burbonas y descender a media ladera.
Llegamos a la cumbre hacia las 11,30 y después de las fotos de rigor continuamos por un camino entre los brezos que se cerraba en ocasiones lo que ocasionó las protestas de los jubiltaldeos con pantalón corto. Después de la parada para la manzana, descubrimos un ejemplar de boletus edulis bastante hermoso que hacía presagiar una recolección abundante, pero el tiempo no daba para más y después de caminar hacia los Burbonas más de lo debido, retrocedemos y encontramos el camino que nos depositaría de nuevo, hacia las 14,15 en los coches.
En el caminar por el bosque pudimos ver a varios seteros con buenas cosechas de hongos.
La mesa estaba ya reservada en el Iza, en Orozko, donde tomamos el aperitivo gentileza de un jubiltadeo que había cumplido recientemente. El menú clásico, alubias y tacos de merluza a buen nivel  y los que eligieron rabo ensalzaron la salsa.
Sin más, regreso a casa donde llegamos más o menos entre cinco y media y seis.

Reseña escrita en Algorta.

domingo, 24 de abril de 2016

19-4-2016 ARMAÑÓN

ARMAÑON
19/04/2016








Hoy la cita es a las 9:30 en el bar La Calera en Villaverde de Trucíos para tomar el café y reservar mesa para las 2:30. Tiempo bueno, temperatura agradable y viento sur más bien fresco.

Como los de Costa Elegante solo somos dos hemos sido acogidos por los de Costa Rica que también son dos que con los de Bilbao formamos un grupo de 7 jubiltaldeos alegres y combativos.

Dejamos los coches en el alto de La Escrita a 430 m de altitud y para las 10 estamos andando, eso sí, todos con su gorro porque el sol parece que nos va a acompañar.
Carretera que asciende suave, pista de piedrilla que tampoco nos hace sudar mucho, todo esto en la primera media hora. A partir de aquí la cosa se complica con unos 200 m. o más de una pendiente, con tierra y piedra, de esas que terminas “oyendo” en las sienes el latido del corazón y menos mal que está bastante seca.

Todavía nos falta un rato en el que también usamos pista elegante para, en un momento determinado, desviarnos hacia nuestro objetivo que asaltamos tutus revolutos a través de la ladera con más argoma que camino y que también se nos hace dura.

Al Armañon (856m.) que tiene dos bonitos buzones, llegamos a las 12 menos cuarto. Hace bastante viento que nos obliga, nada más sacar la foto, a descender hasta encontrar un socaire para tomar el amaiketako a base de salchichón de jabugo y vino de crianza para terminar con fruta compartida.
Reconfortados salimos hacia los coches descendiendo por las campas del cordal para coger la pista y así evitar que las rodillas sufran traumas porque hacerlo por la última champa de la subida hubiese sido terrible. Mismo camino hasta los coches donde llegamos a las 2.

Vamos directamente a comer a La Calera al que el guía alfa propone otorgarle la categoría de ermita gastronómica, aunque hoy no tienen los garbanzos con berza, no si antes tomarnos el txakoli patrocinado por un jubiltaldeo cumplidor de un porrón de años.

La comida nos deja a todos contentos y sin más cosas que contar nos vamos para casa.

lunes, 18 de abril de 2016

MOTROLLU, 12-4-2016

MOTROLLU - 12/04/2016
                               Imagen




Imagen



Hoy, el día merece una reseña por varias razones que se irán exponiendo.

A las 9:45, con puntualidad británica, llegamos a Aulesti los 11(1+10) jubiltaldeos disponibles para la salida incluidos casi todos los recién llegados del Camino.

El tiempo que hace es magnífico, de esos que hacen afición, con viento sur suave.

Mientras preparamos los bártulos ya que salimos desde el parquin, nos llama la atención en dos jubiltaldeos caminantes del Camino su cambio de look, el uno abandonando su camisa y con camiseta acrílica rojo fuego y el otro con una sudadera azul ultramar. Confiesan que sus ropas habituales estaban en proceso de lavado. (razón nº1)
Tras el café comenzamos a andar a las 10:15.

Tenemos un buen trecho de subida tendida por carretera asfaltada hasta que se nos acaban las casas del último barrio.
Un arroyo que tenemos al principio a nuestra izquierda y que atravesamos un par de veces hasta coger altura nos acompaña rumoroso y cantarín.
El trayecto está perfectamente señalizado lo que hace que el guía alfa, que nunca ha estado en este monte, no se pierda ni tenga que usar el GPS guiándose solo por la descripción del recorte de periódico que lleva en el bolsillo. (razón nº 2)

El desnivel son 500 m. y lógicamente se traduce en cuestas algunas de ellas, aunque cortas, de cierta exigencia como para ir en silencio. También tenemos algún que otro falso llano e incluso alguna pérdida de altura.
El piso, a veces con piedrilla y a veces con yerba y tierra está perfectamente transitable. Los pocos charcos que sobreviven después de las últimas lluvias solamente requieren un poco de cuidado.

Tardamos 2 horas en llegar a la cumbre. Hace algo de viento pero el que hay nos aconseja descender unos metros para tomar el amaiketako. El fotógrafo, que está hoy algo torpe, es incapaz de sacar la foto tras varios intentos. Las vistas son fenomenales.
Amaiketeamos unas cuñas de queso sobrantes del Camino y unas rodajas de txorizo, comprado a la vuelta de Cádiz, acompañados de un crianza que gracias al pitorro que el guía siempre lleva en su mochila nodriza da para todos. Existen voces cualificadas que plantean la posibilidad de repetir este tipo de amaiketakos que en absoluto están reñidos con la manzana. (razón nº 3)

Para la 1 sin dar arrancamos hacia los coches pero usando otro camino menos agreste haciendo una especie de rondo y, al igual que a la subida, rodeados de pinos (sin procesionaria) y eucaliptos.

A las dos y media con un sol esplendido y 24º llegamos a los coches con la incógnita de dónde podemos comer. Paramos en Munitibar y tras un intento fallido nos reconducen a la Herriko Taberna donde Eider con buena voluntad y ganas de agradar nos monta una comida a base de ensaladas mixtas para compartir entre todos lo mismo que las alubias y la sopa de cocido con sus tropiezos.
De segundo hay 4 chicharros para los más pescateros y para el resto lomo con huevo frito y patatas fritas. Porque nos portamos bien o porque nos ha visto cara de hambre también nos saca unos pimientos rojos y como una media penca rellena de jamón serrano y queso para cada uno.
Postres los normales y a 9 € por barba.
Quedamos muy satisfechos y guardamos su número de teléfono para avisarle con tiempo cuando estemos por montes de la zona.

Hacia las 5 con algunas gotas de lluvia algo despistadas emprendemos el camino para casa donde llegamos con un sol radiante al menos en Uribe Costa.